DESCUBRE CÓMO GUARDAR MOBILIARIO DE JARDÍN EN INVIERNO


Un año más la llegada del frío trae consigo un cambio de temporada y toca proteger todo ese mobiliario de exterior que nos ha acompañado durante los calurosos meses de verano, esto puede que tome algo de tiempo, pero sin duda merece la pena. En este artículo aprenderemos cómo almacenar todo ese mobiliario de jardín durante los meses de invierno.

Para todos aquellos que viváis en zonas donde haga buen tiempo los 12 meses del año esto os resultará algo ajeno, pero para algunos de nosotros es la hora de que mesas, sillas, sombrillas y muebles de carácter similar se almacenen para evitar el deterioro que podrían causar el frío, la lluvia o la nieve. Además, se trata de una actividad en la que se pueden involucrar todos los miembros de la casa y pasar un buen rato juntos.

muebles de exterior

¿Cómo guardar el mobiliario de jardín en invierno?

Los juegos de muebles de jardín son costosos y dejarlos sin protección durante una sola tormenta podría ocasionar daños permanentes, es por eso que es tan importante saber como guardar el mobiliario de jardín durante los meses más duros del año. Lo primero y más importante es el material del que están fabricados, en su mayoría los muebles de exterior están hechos para soportar las inclemencias del tiempo, pero nunca está de más asegurarnos de su perdurabilidad cuidándolos un poco.

-     Madera: Los muebles que suelen quedar más estéticos en el jardín son los de madera ya que dan ese toque rústico que tanto se lleva, pero también son los más delicados de mantener. La madera hay que guardarla en lugares secos y cerrados, cubriendo con lonas para evitar desperfectos, es importante que se cubran con lona y no con plástico para permitir que transpiren. Aún guardandolos de la mejor forma siempre conviene dar alguna capa de barniz para que brillen como el primer día, ya que el sol del verano suele desgastarlos bastante.

-     Plástico: Los muebles de plástico no tienen problemas con la humedad pero hay que tener en cuenta que con el frío extremo podrían llegar a quebrarse, por lo que hay que mantenerlos a cubierto. Antes de ponerlos a buen recaudo hay que darles una limpieza en profundidad para conservarlos en el mejor estado posible, nadie quiere destaparlos en primavera y encontrarlos todo sucios.

-     Aluminio o metal​: Aquellos que sean de aluminio o metal tendrán que protegerse bien del frío y la humedad para evitar el óxido. Al guardarlos se pueden limpiar con algo tan simple como el agua y el jabón, es muy útil pintar con un spray las partes cuya pintura presente algún desperfecto, de este modo evitamos la pereza de tener que hacerlo dentro de unos meses ya que lo encontraremos como recién salido de fabrica.

-     Materiales más resistentes : hay materiales como la teca o el roble por citar algunos a los que sí profesamos un cuidado adecuado podrán estar fuera todo el año sin problemas. Para mantener estos muebles en buenas condiciones se suelen aplicar aceites y barnices resistentes al agua varias veces a lo largo del año. Lo mejor de tener los muebles fuera todo el año es que si sale un rayo de sol en invierno aún disponemos de todo lo necesario para disfrutar el día en el jardín.

Algo que todos nuestros muebles tendrán en común es que sí disponen de engranajes o bisagras habrá que engrasar las piezas antes de guardarlas para asegurar que conserven buena movilidad en el tiempo.

¿Dónde guardar el mobiliario de jardín?

Dependiendo de la cantidad de muebles y el espacio del que dispongamos tendremos diferentes opciones a la hora de elegir donde guardar el mobiliario de jardín. Sea cual sea la opción de almacenaje que más nos convenga, apilar las sillas y “jugar al tetris” con nuestros muebles siempre es bienvenido, ya que ahorrará espacio.

Sí nuestra casa dispone de porche, toldos o pérgolas podemos almacenar nuestros muebles bajo ellos para que estén a resguardo de la lluvia siempre que estén bien envueltos en plástico y sellados con cinta adhesiva o cuerdas. Para una protección extra sí pones los muebles sobre unos pales se puede evitar que absorban humedad del suelo. Hay que tener en cuenta en esta opción la zona en la que nos encontramos, si las temperaturas bajan mucho, podemos enfrentarnos a heladas que podrían dañar los muebles sin importar lo bien que los empaquemos.

La mejor opción siempre será guardarlos en interior a ser posible, esto puede no ser viable para todos por espacio, pero la mayoría dispone de acceso cocheras o a esas habitaciones típicas que usamos para meter todo aquello que no se usa de forma habitual.

Si se diera el caso de no disponer de espacio suficiente, se puede barajar la idea de alquilar un trastero, para esto primero debemos calcular el precio de nuestros bienes y ver si nos es rentable el alquiler durante unos meses o es preferible renovar todos los muebles para la próxima temporada.

¿Cómo guardar la decoración de jardín y los cojines de exterior?

Decorar el exterior de la casa para disfrutarlo mejor durante el buen tiempo es una idea que podemos variar año tras año para renovar nuestros jardines sin gastar mucho dinero. A todos nos gusta dar un poco de vida a nuestras casas en primavera y verano con decoración de jardín como son las flores, la iluminación y las telas de colores vibrantes.

Para no dejar que el viento, el agua y el hielo destrocen nuestra decoración de jardín el resto del año vamos a aprender como guardar la decoración de jardín de manera efectiva y práctica. Una buena opción de almacenamiento son los contenedores de plástico ya que si etiquetamos lo que hay en su interior se hará fácil no perderle la pista de un año a otro.

telas de exterior

Vamos a organizarnos por partes como hemos hecho anteriormente, en el caso de lámparas o macetas estamos tratando con elementos más frágiles de lo habitual, por lo que para evitar futuras desgracias es mejor envolverlo todo de forma individual en papel de burbujas, espuma de polietileno o papel de periodico.

Los cojines de exterior tenemos que tratarlos con especial cuidado, bien es sabido que en estos últimos años se han vuelto muy populares los sofás y sillas repletos de cojines para dar ese grado de comodidad extra a las reuniones con amigos y familiares. La mejor opción siempre será sacar el relleno a los cojines y lavarlos siguiendo las instrucciones del fabricante (tratando siempre de evitar la secadora) cuando finalice la temporada, para así guardarlos dentro de casa recién limpios. Es muy importante con las telas el evitar contenedores plásticos para asegurarnos de evitar la humedad que podría originarse, a no ser que se guarden al vacío.

Cuando hablamos de sombrillas lo más importante es lavarlas bien para quitar cualquier rastro de polvo o suciedad acumulado durante los meses de uso, el secado se llevará a cabo con la sombrilla abierta y al cerrarla habrá que envolverla bien en plástico para evitar daños. Y al igual que pasaba con la tela de los cojines hay que evitar almacenarlas cerca de sitios con humedad.

No olvidéis guardar también las piezas de metal, ¡podrían oxidarse!

Quieres estar siempre actualizado sobre las novedades?
whatsapp