Cómo guardar las cosas de verano


verano

¿Preparados para el otoño? Con la llegada del otoño finaliza un verano más, y aunque a muchos pueda gustarles esta nueva temporada llena de tonos cálidos y con las hojas cayendo de los árboles, no se puede negar que es un poco triste decir adiós al verano. Mientras que procesamos lo rápido que vuela el tiempo y como otro año de nuestras vidas se acerca a su fin, es importante pensar también en guardar todas esas pertenencias que desgraciadamente solo usamos durante los meses más calurosos del año.

Es el duro momento de guardar la ropa de verano, las piscinas desmontables y las cosas de la playa. Sabemos que es lo último que te apetece en estos momentos, pero es el tipo de tarea que cuanto antes te quites de en medio, mejor. El organizador profesional Andrew Mellen dice: “Has cambiado tu tiempo y dinero por tus cosas, por lo que si valoras ambos debes ser un estratega y cuidar las cosas que hayas comprado.”

A la hora de guardar bañadores y ropa de playa es imprescindible meterlo todo primero a remojo y asegurarnos de que nos libramos de la sal y la arena que tanto caracterizan a la playa. Incluso si sólo nos hemos bañado en la piscina hay que quitar muy bien el cloro para asegurarnos de que podremos seguir usando la ropa el verano que viene. ¡Y eso por no hablar de las manchas de bronceador, crema solar o sudor! Asegurate de guardar todo limpio para no llevarte sorpresas en unos meses.

verano

Como guardar tu piscina hinchable

Darse un chapuzón en las piscinas hinchables del patio trasero es una característica del verano. A pesar del alto precio, las piscinas inflables son relativamente frágiles y pueden ser fácilmente dañadas, por lo que hay que tomarse su tiempo en aprender a desmontarlas y guardarlas correctamente.

Empieza drenando completamente la piscina para evitar que el agua quede atrapada, el agua estancada es un excelente caldo de cultivo para bacterias, insectos y hongos. La mayoría de los expertos recomiendan usar una bomba para drenar la piscina y dejarla secar al sol durante varios días. Si no tienes tanto tiempo siempre puedes drenar la piscina y secarla a mano con un trapo o toalla. Secar la piscina no bastará para eliminar todas las bacterias, lo mejor es que esterilices y desinfectes con una solución de lejía para asegurarte de que está lo más limpia posible.

La mayoría de las piscinas inflables son bastante fáciles de almacenar, simplemente tienes que mantener todas las partes que componen la estructura de la piscina en un contenedor de plástico sellado. ¡Ten cuidado con las piezas más pequeñas ya que es fácil que se pierdan de un año a otro!

Si lo que necesitáis guardar son vuestros muebles de jardín podéis leer nuestro artículo dedicado exclusivamente a ello en nuestro blog.

Como guardar tu ropa de verano

verano

Almacenar la ropa de temporada puede parecer una tarea sencilla, sólo hay que tirarla en el armario y dar por terminado el día, ¿no? Pero mucha gente comete errores importantes que pueden dañar su ropa. A menos que quieras usar camisetas y pantalones cortos apestosos, mohosos o incluso con cuello alto el próximo año, es importante que guardes tu ropa de verano de la manera correcta.

Cualquier cosa que se saque de su armario debe ser lavada antes de que se almacene. Esto eliminará la suciedad, el polvo y la mugre que pueda quedar en la tela, ayudando a prevenir las manchas y la decoloración y manteniendo la ropa con un olor fresco durante todo el invierno. Si accidentalmente guardas un vestido con una mancha de comida, puede muy bien atraer plagas que pueden causar estragos en todo tu armario.

La mayoría de la ropa de verano - pantalones cortos, camisetas de tirantes, vestidos de sol y camisas ligeras - pueden ser doblados y guardados durante el invierno. Sin embargo, los artículos más delicados o más elegantes pueden necesitar ser guardados en bolsas especiales para la ropa.

Tomate el tiempo necesario para separar cualquier artículo que deba ser almacenado colgado (generalmente cosas como vestidos caros, trajes y otras prendas formales) y luego invierta en bolsas de ropa para ellos. Las mejores bolsas están hechas de tela en lugar de plástico, ya que este último material atrapa la humedad y puede producir al crecimiento de moho.

En cuanto al resto de tu ropa, querrás empacarla en contenedores de almacenamiento, hay una amplia variedad de estilos para elegir, incluyendo tanto bolsas de tela como contenedores de plástico, como las cajas de almacenamiento bajo la cama. En general, los contenedores de tela son mejores para el almacenamiento a largo plazo, ya que permiten que tu ropa respire, pero puede que prefieras una opción de plástico si tu casa es propensa a las plagas: ¡los ratones harán estragos en una bolsa de tela rápidamente!

Las plagas como las polillas y los escarabajos son astutos, y a veces se las arreglan para meterse en tu armario, incluso si crees que las cajas están bien selladas. Por esta razón, es mejor incluir un repelente de polillas en cada contenedor de ropa, una de las opciones más seguras es el cedro, un disuasivo natural de insectos. ¡Incluso dejará tu ropa oliendo fresca, también!

whatsapp